Cuál es la mejor forma de aprender una técnica deportiva

Aproximación dirigida a entrenadores y deportistas autodidactas para aprender una técnica deportiva de forma adecuada.

¿Estás aprendiendo un deporte y sientes que estás estancado? Quizás necesites saber esto: No por practicar muchas veces repetidas ni mucho tiempo un ejercicio nos va a salir mejor. Y de esto parece ser que hay mucha evidencia desde hace tiempo. Por ello, quédate y aprende cuál es la mejor forma de aprender una técnica deportiva.

El objetivo del aprendizaje motor o técnico es obtener una serie de habilidades motrices, pero dicho objetivo no es aprenderlo de cualquier forma, sino de manera rápida y eficaz. Para ello debemos tener en cuenta aspectos tan importantes como el tono muscular de la persona, la coordinación neuro-muscular, el desarrollo de los sentidos, el lenguaje y la socialización.

Fijaos si ya se sabia de esto hace tiempo que Fitts y Posner en 1968 así lo afirmaban. Estos autores, entre otros muchos, nos decían que el proceso de aprendizaje se produce en una serie de fases “inicial, intermedia y final”. Según en cual te encuentres, deberás tener en consideración unas características u otras. A continuación te describo las fases que Fitts y Posner nos brindaron en su momento.

Fase inicial.

Debes saber primero de todo que la duración de esta fase estará determinada por la complejidad de la tarea, la propia experiencia del alumno, la aptitud perceptiva y la frecuencia de práctica que tenga nuestro deportista.

La persona crea su mapa cognitivo, es decir, construye en su mente los movimientos más importantes, los objetivos y las características que a priori puede ver, y digo ver, porque al principio uno solo se fija visualmente en cómo se hace la tarea. Por este motivo, en esta fase destaca la poca fluidez, amplitud de movimiento, velocidad y gran uso de la fuerza; dando lugar asimismo a muchos errores.

¿Qué debemos hacer para reducir el error?

  • El entrenador debe en todo momento motivar para favorecer el aprendizaje y aumentar el éxito, por supuesto empezando con ejercicios fáciles que después pueda modificar en dificultad.
  • Según Hotz, deberá proporcionar un feedback demostrativo, es decir, con videos, con el propio entrenador haciendo el movimiento, etc.
  • Dicho feedback debe ser claro, sencillo y conciso. Imagina una persona que no sabe nada del movimiento, si además los abrumamos con explicaciones difíciles y largas… no conseguiremos incidir de igual forma en ese aprendizaje inicial.
  • Debe haber retroalimentación, esto es, que cuando demos el feedback con los posibles errores o mejoras, el alumno vuelva a practicarlo para darse cuenta de su error y reducirlo.

También puedes echar un vistazo a “El contacto físico como precursor del éxito deportivo

Fase intermedia.

La duración de ésta también dependerá de diversos factores, entre ellos destacamos a las características ambientales, biológicas, cognitivas y por supuesto a la capacidad de enseñanza del entrenador.

Aquí empiezan a complicarse las cosas, la técnica ha mejorado y la capacidad de mejora de la técnica empieza a reducirse debido a que ahora hay que prestarle atención a factores más sutíles de la técnica. Aquí ahora se aprende más de forma kinestésica y no visual, existirá más fluidez, velocidad, aplicación de la fuerza adecuada, e incluso automatizaciones (realización de la técnica de forma autónoma, sin pensarlo).

Muy importante aquí la aparición de mesetas (periodos en los que el aprendizaje se estanca). Esto muchas veces se produce porque el aprendizaje ya no se manifiesta externamente, por ejemplo, con una técnica más eficaz. Los aprendizajes ahora se están manifestando de forma interna, creándose nuevas conexiones neuronales, mitocóndrias (órganos productores de energía), etc; lo que después se traducirá en nuevas manifestaciones externas.

El papel del entrenador ahora será variar la dificultad, es decir, variar el tiempo, el espacio, los materiales, etc; eso sí, que tenga transferencia al movimiento de la técnica real.

Fase final.

Aquí debemos aplicar todo lo aprendido a una situación real, lo más parecido a una situación de competición. Sabemos que es la parte final porque ya hay un control consciente del movimiento y una atención selectiva. Estos dos puntos son clave. Nos dicen que ahora todos los movimientos que hacemos son realmente precisos y nos salen tal y como nosotros queremos que nos salgan. Además, la atención selectiva querrá decir que, de los incontables estímulos que encontramos alrededor, sólo seleccionaremos la más importantes para hacer lo que queremos hacer, lo cual, en competición, en donde encontramos gran presión, se tratará de algo realmente impresionante.

El profesor o entrenador deberá seguir proporcionando entornos y situaciones que varíen como en la parte anterior, lo más parecidas a la situación real. El feedback que debe aportar será tanto verbal, kinestésico y audiovisual, todo detalle ahora importará para mejorar la técnica y seguir aumentando el rendimiento día a día.

 

¿Cuánto duran las fases de aprendizaje de la técnica?

Siguiendo al ruso Prokop, éste nos establece una duración en unión con la condición física, duranción que se establecerá de forma aproximada y con un entrenamiento de calidad. Aún así, como se ha dicho anteriormente también dependerá de las características biológicas de la persona. Distinguiremos por lo tanto que para la…

  • Fase inicial e intermedia: durará de 5 a 13 semanas y abarcará desde el comienzo del entrenamiento hasta conseguir la condición máxima.
  • Fase final: constará una duración de 3 a 6 semanas y es la fase de mantenimiento de la máxima forma.

Además nos indica una fase nueva:

  • Fase de readaptación: dura entre 8 y 16 semanas y en ella se manifiesta una pérdida de la óptima forma deportiva.

Por último será importante decir que, la fase final, o fase en la que se alcanza la mejor forma deportiva, podrá repetirse a lo largo de una temporada deportiva. Es el caso de las competiciones de fútbol por ejemplo, en ellas se programa el entrenamiento de forma que el deportista llegue a las competiciones más exigentes en plena forma, estándo éstas a veces separadas en el tiempo por meses.

En suma, podemos concluir que el fín ultimo del aprendizaje tratará de aumentar las posibilidades de mejora física y técnica, maximizando la similitud entre la situación de práctica y la situación real. Debemos ser conscientes por lo tanto de que existen fases que tenemos que saber, las cuales tendrán unas características específicas por las que actuar de una manera u otra en consecuencia. Por ello, es importante no rendirse, no cargarse de negatividad cuando las cosas no salgan; nuestro sistema nervioso y muscular es infinitamente complejo, e incluso con el mejor de los entrenamientos, necesitará tiempo.

Bibliografía.

  • Álvarez del Villar, C. (2011): La preparación física en el fútbol basada en el atletismo. Madrid: Gymnos.
  • Fonseca, V. (1988): Ontogénesis de la motricidad. Madrid: G. Núñez.
  • Manno, R. (1991): Fundamentos del entrenamiento deportivo. Barcelona: Paidotribo.
  • Perez Ruiz, L.M. (2009): Desarrollo, comportamiento motor y deporte. Madrid: Síntesis.

 

Deja un comentario

Traducir »